las aguas funcionales llegan a las tiendas de barrio

Como lo dijimos el año pasado en nuestro segundo estudio de los alimentos del futuro, las aguas funcionales están ganando terreno sobre las bebidas de cola. La hiperpersonalización y la venta de valores como el “ser saludable” “sentirse bien” “el estar bien” están permeando la cultura de los estratos 2 y 3 de la población.

Vive 100
Este es el vive 100, el nuevo producto de Quala lanzado en el año 2012 y que se convirtió en una bomba expansiva en materia de bebidas energizantes de bajo costo

El vive 100 el primer jalón de consumo de aguas energizantes de bajo costo: Antes era imposible consumir una redbull por menos de $15.000 en Colombia; hoy ya no es raro encontrar bebidas como el vive 100, la primer bebida energizante de bajo costo, que en sus primeros meses en el mercado, provocó un remesón,  a tal punto que la misma Quala empresa dueña de marcas como Bonice, Frutiño y el Suntea se quedó sin inventarios. Esta bebida energizante posee cafeína, extracto de té y guaraná.

 

Vitality
Vitality, la respuesta del grupo Postobón para aprovechar el hueco de vive 100. Agua pero con nutrientes.

La respuesta de la papaya, ante la falta de inventarios “Vitality”: La competencia no se quedó atrás y Postobón lanzó Vitality, la nueva línea de aguas funcionales de Agua Cristal, producto funcional con sabor a limón y fortificado con minerales como el calcio y que promete ser una buena fuente de vitaminas del complejo B.

 

¿Quién ganará en la batalla por las bebidas funcionales?

Aún es prematuro decirlo, en especial cuando ne está hablando de los próximos desarrollos en bebidas funcionales de bajo costo, que tienen como nueva tecnología el uso de proteínas diseñadas a nivel nano para recuperar tejidos o que sean capaces de mejorar los procesos de nutrición celular.

Lo que si es claro es que nuestras predicciones se cumplieron; el mensaje del culto al cuerpo hace negocios.

Autor entrada: Adrian Esteban