¿Consultores en emprendimiento?

Los cambios de paradigmas sobre los negocios en el mundo, en donde la barrera entre el saber libre y el saber protegido cada vez es más delgada, obligan a las instituciones que apoyan el emprendimiento a pensar sobre el talento humano que trabaja en  las labores de acompañamiento, formación y asesoría de personas que quieren iniciar una empresa.

No se puede desconocer que el modelo open y el modelo de la cocreación llegaron hace rato (opendata, opensource, openbusiness, openknowledge), son la nueva fuente  de la evolución del ser humano y que no se pueden desligar de la actividad empresarial; sería una ignorancia histórica que rayaría en lo absurdo en los procesos de acompañamiento empresarial en el país.

Cabe entonces preguntar si las unidades de emprendimiento en Colombia están preparadas para enfrentar la llegada de nuevos modelos de negocios difíciles de comprender y digerir con las metodologías de valoración  del siglo XIX  basadas exclusivamente en la evaluación de la TIR, el VPN y el plan de negocios.

Los nuevos modelos de negocio que me he dedicado a estudiar, son tan plásticos y maleables (caso facebook,  innocentive) que se estaría sesgando la capacidad de generación de fuentes de ingresos los cuales me atrevo a decir son tan diversas, porque simplemente el plan de negocio lo dice así; en otros casos porque la plataforma financiera dice que es más rentable un target que otro. Estas decisiones a veces  van  en contra de la humanización de los negocios (hoy la gente no es una cosa con tarjeta de crédito o efectivo que sólo sirve para consumir).

De suma responsabilidad entonces que los consultores y asesores en emprendimiento empiecen a manejar términos como el conocimiento libre, la cocreación, los workshop y la innovación abierta; estos son conceptos que se salen del esquema tradicional de Porter y su cadena de valor (aún muchos tienen este modelo como lo último en guaracha o la voz del papa).

No le veo gracia a un modelo en donde el cliente es un actor pasivo que sólo sirve para recibir, comprar productos y servicios de forma obligada porque se cree que existen organizaciones exitosas que sacan productos y servicios infalibles. Nada más falso; como ejemplo el último escándalo surgido con Apple y su producto  iphone con el sistema de geolocalización camuflado que atentó contra algo que es sagrado, la intimidad y privacidad de las personas.

20% son tecnologías 80% son sistemas de personas

Lo que más me alegra como consultor y asesor de emprendimientos: Gracias al florecimiento de nuevos modelos de innovación social, los negocios son más humanos y no están bajo el control de los corsarios del siglo pasado que sólo se dedicaron a producir dinero a costillas del medio ambiente y la seguridad de las personas. Hoy el ser humano tiene su propio control, decide qué es lo mejor para sí mismas; ya no son fieles a las marcas sino a las personas que construyen marca (porque los negocios se hacen entre seres de carne y hueso, que respiran y sienten; no con moles de cemento en donde nadie responde)

El éxito del acompañamiento de nuevos emprendedores.

Si usted está leyendo esta información es porque tiene que ver de algún modo con emprendedores, sea una institución de fomento al emprendimiento, consultor o maneja un programa de ciudad de fomento entre otros.

El entender que un plan de negocios es innecesario para una época en donde el conocimiento es acelerado, incomprensible y a veces inmanejable es un reto para usted.

Lo invito a que en sus programas de atención incluya algunos temas de importancia para que esos modelos de negocio que acompaña no sean la fiel copia de las empresas monstruosas de antaño que se han dedicado a acabar con el planeta y la dignidad humana:

  1. RSE, no lo haga por moda sino como una oportunidad de cocreación con futuros clientes.
  2. Modelos de ecoeficiencia (huella de carbono, huella de agua).
  3. Modelos de licenciacmiento Copyleft.
  4. Social Media.
  5. Modelos de negocio basados en el Crowdsourcing y los saberes libres.
  6. Desarrollo de marca personal.
  7. Networking.
  8. KM (es inaudito que las supuestas empresas que se quieren sacar de talla mundial no tengan claro cómo identificar, recopilar y usar el conocimiento tácito que genera el negocio)

Que quede muy claro:

Ya nadie saca productos, incluso nadie está interesado en eso. Las mejores empresas usan su conocimiento tácito para hacer cambios positivos en la sociedad.

¿Estamos preparados?

¿Realmente tenemos consultores en emprendimiento en modo humano?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *