Profesiones emergentes en la industria de alimentos

Ante la creciente demanda de  alimentos  que van mas allá de nutrir y que están en un limbo de validación tanto tecnológica como jurídica en la industria a los profesionales, centros de desarrollo tecnológico y empresas de soporte del ramo les sale un  reto adicional a su responsabilidad de garantizar la inocuidad alimentaria, tener productos diferenciados en el mercado y generar productividad y competitividad: Empeñar todo su conocimiento en apoyar a las empresas del sector para entregar un soporte técnico científico acorde a los avances en materia de ciencia, tecnología e innovación, como un facilitador que permita la aceptación de nuevos productos en el mercado tanto por parte de las autoridades sanitarias  como del consumidor mismo, tanto en el país como en los lugares de destino del portafolio de las empresas.

Nacen profesiones emergentes en el sector de alimentos.

Ante este reto sobre el cual NADIE está preparado, ni siquiera las autoridades en vigilancia y control sanitario, hemos identificado algunas profesiones emergentes que van a transformar en unos 10 años la formación de las personas  que nos dedicamos a la ciencia y tecnología alimentaria, y que van a responder a esos desafíos globales a fin de glocalizar la oferta de productos, superando las barreras de índole sanitaria y comercial.

Nanobiotecnología alimentaria y de empaques: Cada vez hay mayores avances del conocimiento del mundo a escala nano a tal punto que ya existen investigaciones y avances en el uso de la nanotecnología aplicada a los sistemas biológicos, las cuales permiten comprender por qué se deteriora un alimento, en qué puntos específicos se empiezan a generar dichos fenómenos de deterioro y cómo interactúan a nivel molecular. Esto facilitará mucho el desarrollo de nuevas tecnologías para preservar los alimentos, especialmente aquellos enfocados a la tendencia de cero emisiones y el desarrollo de empaques vivientes (aquellos que usan la fiscoquímica del ambiente como la bioquímica del alimentos para generar condiciones de estabilidad).

Project Manager en tecnologías de proceso y manufactura esbelta:  Hoy ya no es posible pensar en las grandes edificaciones para la fabricación de alimentos. Primero, por su alto costo energético, y segundo porque el enfoque y necesidad de la industria de alimentos es estar cada vez más cerca del cliente, lo cual implica mejorar sus sistemas logísticos y de abastecimiento, como también pensar en una manufactura más productiva. Por lo tanto se necesitan a los mejores ingenieros con un excelente enfoque financiero y de investigación aplicada (para eso se forma un ingeniero, o estoy equivocado), pues se necesitan sistemas de producción eficientes, prácticamente portátiles y que permitan entregar mayor valor al cliente final con productos que atiendan sus necesidades glocales. Dos de los principales problemas de cualquier empresa que quiera sacar su oferta afuera, son la inflación y la deflación, aspectos que inciden de manera directa en las utilidades de cualquier negocio. Si los sistemas no son flexibles a estas condiciones  es muy probable que el sueño se esfume y termine siendo una utopía pensar que seremos la despensa alimentaria de muchos países (tal como lo dijo un personaje dantesco de la política criolla en el 2013).

Oficial de planeación y regulación sanitaria: Casi el 60% de los nuevos alimentos con claims y demás aspectos que rondan el limbo de lo funcional son rechazados por las autoridades sanitarias, la razón principal es por falta de conceptos científicos y técnicos de alto peso, que permitan hacer una defensa fuerte y veraz  de los supuestos beneficios que se quieren introducir en el producto para ganar adeptos, subir el precio y ganar mercados.

Nace la necesidad en las compañías de crear un híbrido en su estrategia de diseño y desarrollo de nuevos productos, en donde exista al menos un profesional especializado en diseño experimental, vigilancia tecnológica con enfoque en literatura gris y pruebas clínicas que permitan dar soporte técnico-científico bajo control estadístico de que los beneficios que se entregan en materia de salud, realmente son un valor para el cliente, y no farsas que tienen que ser sostenidas con publicidad (recordemos el caso del Yogurt Activia)

Evaluador de riesgos en inocuidad de alimentos: Adicional al cumplimiento  del soporte técnico científico para lograr un concepto sanitario favorable por parte de las autoridades en salud, las empresas de alimentos si quieren vender afuera, deben conocer qué tan confiables son para otros países y consumidores tanto en sus procesos tecnológicos como en los productos que ofrecen. Ya no se pueden escudar en que si la empresas X lo hace pues ellos también. Vale la pena recordar que la intensidad de un riesgo depende de la particularidad, hoy estamos llenos de  esa condición y que está definida por condiciones ambientales, población objetivo, tecnologías de proceso, ingredientes, aditivos y materiales de empaque/envase.  Ante este reto sale una nueva profesión: el experto en evaluación de riesgos en inocuidad, el cual reemplazará al famoso jefe de calidad el cual sólo ha servido en la industria para llenar papeles y hacer pruebas analíticas de rutina para cumplir los requisitos.

Su función será muy compleja, pues tendrá la misión de validar procesos tecnológicos en cuanto a límites de contaminantes físicos, químicos y biológicos, así como el adecuado monitoreo y control de variables consideradas críticas para la compañía en materia de productividad y seguridad, aspectos que son prácticamente la principal carta de entrada a mercados tan exigentes como el europeo. Un profesional que deberá tener un conocimiento y competencia muy profunda de los estándares en inocuidad tanto locales como de los países de destino de los productos y que aplicará la microbiología/toxicología predictiva, el diseño experimental y el uso intensivo de simuladores para determinar los puntos de mayor criticidad en la manufactura y comercialización de un alimento, pues hacer estos ejercicios en vivo y en directo serían bastante costosos para cualquier compañía.

Nuevos retos, nuevos enfoques y desafíos para los profesionales de la industria de alimentos. Espero pueda tener la fortuna de ver un aparato educativo acorde a la corrida de toros que se viene, pues tenemos un déficit muy grande en conocimiento para producir innovación. La gente disponible sigue en su tónica romántica del buen profesional dedicado a ser muy buen empleado , el que hace cumplir las buenas prácticas de manufactura; otros se dedican a visitar los restaurantes escolares porque es lo que todo el mundo está llevando y lo que el mercado laboral ofrece así sea empleo de mala calidad y bajo nivel de producción de conocimiento. Otra porción de gente valiosa pero que no actúa simplemente espera de brazos cruzados para ver si la situación laboral cambia, y  pasamos el umbral de los COP$800.000 de salario que a diario vemos en el mercado.

Espero ver también una industria que se transforme y que deje de ser vista un commoditie y una actividad madura, que se niega el derecho de producir ciencia, tecnología e innovación para la productividad, la salud pública y la seguridad alimentaria.

Revisa mi grabación de la webinar realizada sobre esta temática:

6 thoughts on “Profesiones emergentes en la industria de alimentos

  1. Muy interesante!
    Estamos de acuerdo que podemos cambiar al mundo, es implícito que sea para mejor; es ese sentido, la tecnología tiene que estar a disposición no solamente para la inocuidad, productividad y competitividad; si no, esencialmente para producir, alimentos inocuos, nutritivos y saludables.
    Ah! en la industria de mi sector, el Jefe de Calidad, ya no existe.

  2. Oportuna y pertinente la publciación para el sector alimentario, mi comentario va mas orientado a las Universidades responsables de formar profesionales pertinentes (profesiones emergentes en el sector alimentario )acorde a las necesidades del sector alimentario quienes debes realizar la actualización de sus curriculos y planes de estudio entorno a las tematicas planteadas: producir ciencia, tecnología e innovación para la productividad, la salud pública y la seguridad alimentaria.

  3. Buen dia, alguien me puede ayudar con esta pregunta; el numeral de la norma ISO 22000 en numeral “6.2.1 Generalidades: Cuando se requiere la asistencia de expertos externos para el desarrollo, implementación, operación o evaluación del sistema de gestión de la Inocuidad de los alimentos, deben estar disponibles los registros de los acuerdos o contratos que definen la responsabilidad y autoridad de estos expertos”, se refiere solo a personal de consultoría, formación, auditoria o todos los proveedores de servicios que afecte la inocuidad alimentaria Ej: un proveedor de control de plagas, un laboratorio de microbiología, etc. Me pueden escribir a este mail anjela.gomez@gmail.com Mil gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *